Eduardo Bolioli, nació en Montevideo (Uruguay) en 1961. Artista y activista medio ambiental, con una visión muy original en su temática y con un estilo lleno de color, donde las formas humanas cobran un sentido único en sus pinceles.

Sus obras muestran una tendencia hacia lo étnico con clara influencia del arte nativo de Hawaii.

En 1979, se mudó a NY con su padres y hermanos, donde con el tiempo comenzó sus estudios de arte, en el School of Visual Arts.

Durante un periodo corto de tiempo tuvo la suerte de coincidir con Keith Haring (artista y activista social cuyo trabajo refleja el espíritu de la generación pop y la cultura callejera de la Nueva York de los años 1980), que por aquel entonces estaba terminando la carrera.

Dejó NY para instalarse en Honolulu, Hawaii, con el único propósito de trabajar en la industria del surf.

Trabajó de todo, mozo, vendedor de perlas y hasta Beach Boy en Waikiki, pero poco a poco su vida empezó a cambiar y lo contrataron en Blue Hawaii para pintar tablas, les pintó las tablas a cuatro surfistas campeones del mundo entre ellos (Shaun Tomson, Sunny García y Martin Potter) y al poco tiempo se transformó en director de arte para las mayores marcas de surf a nivel mundial, Quiksilver, Billabong y Gotcha.

Absolut Vodka le seleccionó para ser el artista representante de su marca en Hawaii y durante unos años todo fue sensacional.

Absolut Vodka contentos con su trabajo le piden ser la cara visible de la marca en el Absolut Uruguay. Con lo cual se vio en el compromiso de retornar a su país y renunciar a su trabajo en Hawaii. Fue entonces cuando por desgracia Bolioli también conoció la cara negativa de la vida.

De repente la multinacional Seagram’s compra la distribución mundial de Absolut y él se queda sin nada, todo aquello por lo que había luchado se esfuma de la noche a la mañana.

Se establece en La Paloma un pequeño pueblo de Uruguay de donde es oriundo el PRO surfer Marco Giorgi y donde sin duda alguna están las mejores olas del país. Una vez allí sigue trabajando como artista pero también ejerce un papel importante en la lucha contra el medio ambiente. Una vez cada seis meses viaja a NY para llevarle sus obras a su representante pero un año más tarde su representante lo estafa y lo deja en banca rota, tal fue su situación que abandona la pintura por completo.

Durante varios años se involucra en nuevos proyectos. Abre OXIDO, el primer centro de surf en Uruguay, lo contrata Seagrams, como embajador de la marca Absolut, luego desarrolla la marca Something Special, cambia a Chivas Brothers de Londres, desarrollando embotellaje para diversos países de Latino América pero reestructuran la empresa y se queda sin empleo. Abre otro centro de surf pero las cosas no salen bien y ya cansado decide abandonar Uruguay.

En Mayo del 2013 llega a Honolulu gracias a un dinero prestado, dispuesto a agarrar un martillo y trabajar en la construcción, pero sus amigos, que no veía desde hace 21 años, no se lo permiten y Jun Jo un ex surfista profesional le dice:

“ Vos sos Eduardo, vos tenés que crear, no pierdas más tiempo”

y le ofrece su local para que empiece a pintar. En junio del 2014 comienza a pintar de nuevo, subiendo su mi primer obra a Facebook, donde el surfista Shaun Tomson lo comparte y su vida cambia radicalmente devolviendole toda la gloria que llegó a alcanzar años atrás. De ahí en adelante solo ha agarrado un martillo para colgar sus cuadros.

 

Dejo el gris atrás y vuelvo a mis colores.

 

 

time-TO-surf

time-2-surf

10538514_345819452233614_941433269625300449_n

1-Eddie-would-love-Surfersvillage 2

10628132_344902318991994_9168703330221098338_n

10628516_344902302325329_7276154883906172122_n

12003210_10153553896018433_201926682291775705_n

 

Pin It on Pinterest