Mi objetivo no es solo asombrar con la perspectiva sino intentar plasmar lo que el surfista está sintiendo en ese momento, que el espectador se sienta parte de ello, parte de esa historia.

 

Marta Paris Boix, nació en Badalona, un pueblecito con vistas al mar y vecino de la ciudad condal de Barcelona.
Se licenció en filología alemana y diseño UX, pero había algo que le llamaba la atención, la fotografía, capturar e inmortalizar momentos únicos llenos de sentimientos.

 

Hola Marta

¿Cómo surge tu pasión por la fotografía dentro del mundo del surf?

En 2016 adquirí mi primera cámara, una Canon 60D gracias a un amigo y al que considero mi mentor de fotografía, Aniol. Él fue quien me ha ayudado y guiado desde el principio para formarme como fotógrafa y siempre me insistía en que tenía que encontrar una temática y estilo que definiera mi fotografía, mi forma de ver el mundo. Al principio no tenía muy claro qué hacer. Había hecho reportajes a grupos de recreación vikinga pero tampoco era lo que buscaba. Descubrí la fotografía de olas de Ray Collins, y tuve la suerte de que esa semana hubo una tormenta muy intensa en Barcelona. No me lo pensé dos veces y salí a la calle, con mi chubasquero y la cámara cubierta como pude a disparar olas cerca del Pont del Petroli. Volví a casa helada, llena de arena, mojada… pero con una sonrisa de oreja a oreja. Había encontrado a mi musa: el mar. Supongo que era una evolución natural que acabara apasionándome por el mundo del surf, especialmente tras hacer mi primer viaje a Nazaré.

 

 

¿Tus ideas son fruto de un estudio previo o surgen naturalmente?

Yo diría que son una mezcla de ambas cosas. Me explico: es cierto que antes de salir de casa a disparar, necesito tener bastante claro qué quiero hacer y expresar. Mi capacidad para cargar equipo es limitado y por consiguiente hay que tener claro qué vamos a hacer. No obstante, es cierto que parte de la magia de la fotografía de surf es que, a veces, nuestros planes para un shooting pueden cambiar a causa de alguna factor (meteorología, truco del surfero…) y no siempre eso implica que vaya a ser algo malo. Al fin y al cabo, la idea es captar momentos irrepetibles.

 

¿Qué sientes cuando capturas una imagen perfecta?

Completa satisfacción. Significa que he conseguido el objetivo de ese día, que he encontrado la imagen que me permitirá transmitir algo, ya sea explicar una historia o una emoción, y sobretodo, que todo el trabajo que he invertido en esa sesión, ha valido la pena.

 

 

¿Cuál ha sido tu reto fotográfico más grande? y ¿Cuál es la fotografía que más te ha costado tomar?

En uno de los viajes que hice a Nazaré, tuve la suerte de ver un día con grandes olas. Todos los surferos importantes estaban listos para la acción y quería marcar la diferencia con mis fotos. Por suerte, los días previos, había inspeccionado el faro y Praia do Norte: había revisado todos los caminos posibles, perspectiva, luz… Fue un día intenso, pues estuve todo el día subiendo y bajando el faro y merodeando por la playa con todo el equipo, un paquete de galletas de chocolate y con frío, pero al llegar al hostal y revisar el material, supe que había valido la pena.

 

Si tuvieras que contarnos la anécdota más divertida que has tenido en una sesión… ¿Cuál sería?

La primera vez que me metí en el agua con mi reflex, fue para hacer una sesión de paddle surf con Ungravity durante la salida del sol. La luz era perfecta, el mar estaba muy tranquilo y los paddle surfers no se movían especialmente rápido. Ese verano había oído por parte de compañeros que había bastantes medusas en el agua, por lo cual mientras nadaba, iba mirando bien qué tenía a mi alrededor aunque tampoco le dí importancia pues llevaba neopreno corto. Estaba a punto de sacar una foto preciosa a una pareja de paddle surfers que tenía delante, cuando de repente noté que la parte superior de mi muslo me escocía horriblemente… Se ve que una medusa se enfadó porque no le saqué fotos…

 

 

¿Has participado en alguna exposición?

No, aunque me encantaría.

 

¿Qué es lo que buscas expresar en ellas?

El objetivo principal de mi fotografía es cazar momentos, que cuando la persona vea la fotografía sienta algo. Por ejemplo, si se trata de una foto de un surfista de olas gigantes en Nazaré, mi objetivo no es solo asombrar con la perspectiva sino intentar plasmar lo que el surfista está sintiendo en ese momento, que el espectador se sienta parte de ello, parte de esa historia.

 

 

Y para finalizar ¿Una frase?

“Una locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo” de Albert Einstein.

 

 

 

Ver entrevistas relacionadas en LOLABACARA.

 

ENTREGA EN 24H

Para envíos en la península

PRENDAS DE CALIDAD

Tenemos obsesión por la mejor calidad

PAGO SEGURO

Utilizamos el protocolo seguro SSL

Pin It on Pinterest