Atrevimiento, pasión por su deporte y un sentimiento de grupo a nivel estratosfera. Naiara Aldana pone voz a una selección nacional de esgrima que combate por abrirse puertas a nuevos retos. Una voz tan espontánea y rotunda que merece la pena ser escuchada… y leída.

 

Todas conocemos la esgrima pero sabemos casi nada de sus modalidades y competiciones. ¿Hace falta un máster para entenderlas?

Para nada. Hay tres categorías que corresponden a tres armas (espada, florete y sable) y para cada arma tenemos femenina y masculina, e individual y por equipos. Así de fácil.

 

¿Qué países se encuentran en el top mundial?

Italia, Hungría, Rusia, Francia… Europa es bastante dominante, aunque en espada la lucha es más abierta. De hecho, en 1994 España logró el Mundial femenino por equipos en esta arma.

 

¿Y ahora en qué lugar estamos?

Peleando duro por abrirnos camino. Muchas deportistas tuvieron que dejarlo con la crisis. Nosotras empezamos de cero y cada vez somos más competitivas en europeos y mundiales. El objetivo es conseguir recursos para competir más y llegar al nivel de los países punteros.

 

 

La esgrima incluía a la mujer (florete) ya en el siglo XI … ¿Cómo sigue en la actualidad el papel de las chicas en tu deporte?

Creo que somos muy afortunadas. Somos infinidad de chicas practicándola y pienso que es uno de los deportes en los que menos se siente cualquier desigualdad. La sentimos más por la condición de deporte minoritario y de recursos limitados que por cuestiones de género.

 

La pandemia os lo habrá puesto muy difícil ¿no?

Ha sido muy complicado. Algunos momentos divertidos como los entrenamientos del equipo con el IPad o la reciente concentración en Amposta pero, por ejemplo, yo he estado de marzo a diciembre sin competir hasta la final de la Liga Iberdrola y el Campeonato de España. A nivel internacional, y con el tema de la movilidad tan condicionado, la incertidumbre es total.

 

Un deporte individual en el que también se compite en equipo. ¿Cómo es el grupo español? ¿Cómo se consigue cohesionarlo?

Normalmente entrenamos por separado ya que no todas vivimos en el mismo lugar. Las concentraciones son el momento ideal para consolidar al grupo. Uno de los factores principales para hacer equipo es que, aunque sea individual, siempre necesitas una rival para entrenar. Esto acaba creando cohesión, confianza, sacrificios y muchísimo apoyo entre todas nosotras. Tanto que somos una selección de amigas casi más que una selección.

 

 

Te lo ponemos un poco difícil. Define a esta selección de amigas con una o pocas palabras…

Dora KIskapusi: una auténtica guerrera. Súper-luchadora.
Alejandra Cisneros: divertida y optimista. Una luz para el equipo.
Sara Fernández: tenaz y admirablemente trabajadora.
Inés García: un nexo de equipo, sabe dar claridad en los momentos difíciles.
Sofía Cisneros: 100% determinada y súper capaz de compaginar todos los aspectos de su vida.
María Mateos: muy creativa y ese es un factor importantísimo en nuestro deporte.

 

¿Cómo son vuestros entrenamientos? ¿Qué preparación seguís?

Dependiendo de cada preparador, pero fundamentalmente hacemos físico entrenando fuerza explosiva, resistencia y fuerza. Trabajamos mucho la coordinación, que en la esgrima tiene mucho valor, y la tecnificación individual con el entrenador y los asaltos.

 

¿Qué tres condiciones crees imprescindibles para una buena esgrimista?

Hay que ser muy determinada, tener un alto grado de iniciativa (es básico saber proponer al rival para que tenga un determinado comportamiento) y mucha estabilidad a nivel mental. Si eres inestable en la vida, es muy difícil competir con continuidad.

 

Ojos cerrados y a dejar volar proyectos e imaginación. ¿Cuáles te gustaría cumplir?

Un deseo de todo el equipo es una medalla europea o mundial, para nosotras seria a nivel equipo un sueño. Después de compartir tanto sacrificio y esfuerzos, seria mágico para nosotras para premiar nuestro espíritu de equipo.

 

 

Los deportes considerados como minoritarios dependen mucho de sponsors y patrocinios… ¿Es vuestro mayor hándicap?

Uno de los principales. A nivel equipo e individualmente hemos empezado a buscarlos. Tenemos la desventaja de la falta de visibilidad y eso hace que las marcas pierdan el interés. Desconocen, en general, las enormes posibilidades de patrocinio de la esgrima ya que el traje ofrece numerosísimos espacios para la esponsorización.…
Hasta que no salga un gran talento a nivel internacional, que seguro habrá pasado por momentos difíciles, cuesta mucho llamar la atención de las marcas. Nosotros estamos en ese estadio de pelear para que surja ese talento y despertemos un mayor interés.

 

Ponemos punto final animando a las chicas LolaBacara… ¿Qué tiene la esgrima que pueda enganchar a quien no lo haya practicado nunca?

Tan fácil como darle una sola oportunidad. Si le das una sola oportunidad te enamoras. Te engancha, es muy divertida y muy parecida a un juego. Si lo prueban una sola vez, no sólo desearán repetir: se enamorarán seguro.

Pin It on Pinterest