La iglesia Santa Bárbara se ha convertido en Kaos Temple, un santuario único de peregrinación para el mundo artístico y del skate.

 

En 1912 se construyó en Llanera, un pueblecito de Asturias, la iglesia de Santa Bárbara.
Durante muchos años la iglesia perteneció al complejo privado que daba servicio a los empleados de la empresa de explosivos Santa Bárbara y que cerró después de la guerra civil. Al no tener trabajo las familias emigraron y el complejo se convirtió en un pueblo fantasma. En los años 60, una sociedad privada compró los terrenos para gestionarlo como polígono industrial y el complejo se demolió en su totalidad excepto la iglesia. Los terrenos se convirtieron en lo que es hoy día, el polígono Asipo.

La iglesia quedó abandonada hasta que en el 2007, Ernesto Fernández Rey, la compró a la sociedad que gestiona el polígono.

 

 

La primera intención de Ernesto (aka Jernest) fue la de crear una empresa multiservicios, pero entonces llegó la crisis o “la estafa” como la denominaba él, se le echó encima anulando todos sus planes. Así que Jernest decidió dedicar el templo de Dios a su gran hobby: el skate.

 

 

Junto con un grupo de amigos creó la asociación sin ánimo de lucro Church Brigade y con dinero de sus propios bolsillos fueron reparando los cristales rotos, tejado, hasta colocaron su primera rampa, que poco a poco se fue ampliando hasta ocupar por completo los casi 300 metros de planta de la iglesia. La idea principal del proyecto era la de tener un sitio cerrado para patinar, hacer conciertos y eventos, así que propagaron el proyecto en redes sociales. Fue entonces cuando llegó a oídos de Óscar San Miguel –conocido artísticamente como Okuda– graffitero santanderino, hoy día sus obras multicolor y geométricas están impresas por todas las ciudades del mundo.

 

 

Okuda nada más ver las imágenes del skatepark en el interior de la iglesia se enamoró e inmediatamente se puso en contacto con Church Brigade. Fue entonces cuando lanzaron la campaña en Verkami para recaudar fondos con el fin de restaurarla en su totalidad y crear una de sus obras en el interior. Bautizaron a la iglesia como Kaos Temple. Fue tan bien la campaña que llegaron a recaudar 25.000 euros, recibiendo también aportaciones de la gran conocida marca Red Bull.

 

 

En el 2014 Okuda y sus tres ayudantes –Mister Piro, Antonyo Marest y Pablo Hatt– llenaron de color los muros, ábsides y bóvedas de la iglesia haciendo de ésta, un santuario único de peregrinación para el mundo artístico y del skate. Para su inauguración contaron con la presencia del skater Danny León quien inauguró el templo.

 

 

Desgraciadamente Ernesto Fernández Rey (Jernest) propietario junto a su familia de la iglesia Santa Bárbara, falleció repentinamente de un ataque al corazón en el 2016, dicha desgracia generó una lucha de intereses entre su familia y la asociación Church Brigade (la creadora de Kaos Temple).

Hoy día el santuario de peregrinación de artistas y skaters tiene sus puertas cerradas.

 

ENTREGA EN 24H

Para envíos en la península

PRENDAS DE CALIDAD

Tenemos obsesión por la mejor calidad

PAGO SEGURO

Utilizamos el protocolo seguro SSL

Pin It on Pinterest